Holística

Aristóteles en su Metafísica esquematizó de forma concisa el principio general del “holismo”,  “El todo es más que la suma de sus partes”. Lo que crea valor para el consumidor final no es la empresa que se encuentra en el último eslabón de la Cadena Logística, sino la combinación de las actuaciones de todos los miembros que la componen. Por ello, “es muy importante gestionar la cadena como un todo”.

Ramón Rodriguez, Consultor Logístico y Profesor Universitario, en su artículo El miedo al compromisopublicado en la revista digital ADL, nos comenta que “existen grandes beneficios por explotar cuando somos capaces de gestionar una cadena de suministro en vez de gestionar independientemente cada uno de los participantes de la cadena. No debemos fijarnos en los óptimos locales sino en el óptimo global, cuando buscamos lo mejor para una función de una empresa, se obtienen mejoras, pero siempre peores que cuando se busca lo mejor para toda la organización.”

Aún estamos a tiempo de reevaluar nuestras estrategias, la gestión logística eficiente ha adquirido un lugar importante dentro de las estrategias de las empresas, pues la optimización de los procesos asociados a la gestión de la cadena de abastecimiento, ha probado su impacto en la posibilidad de reducir costes y aumentar el margen de ganancia de las empresas: objetivos que adquieren aún más importancia en un contexto de crisis. Las decisiones que se tomen hoy, relacionadas con la flexibilización y aligeramiento de las cadenas de abastecimiento, representarán para las empresas la posibilidad de responder de manera más rápida y eficiente a las nuevas necesidades que presente el mercado una vez se reconfigure y probablemente se constituirán en las bases de las nuevas ventajas competitivas de las empresas.

Bruce Arntzen, Director Senior de Investigación en el Centro MIT para Transporte y Logística, afirma que los factores que más duelen durante la recesión son:

  • Costos Fijos Altos
  • Grandes Inventarios
  • Ser tomados por sorpresa por el colapso de la demanda
  • Incumplimiento de los proveedores
  • Fuerza de trabajo inflexible

Sin embargo, también plantea que algunas estrategias logísticas habrían podido prevenir la catástrofe: la tercerización de algunos procesos, cadenas de abastecimiento que responden a la demanda, procesos de S&OP (Sales & Operation Planning) que permitan prever de manera más eficiente y exacta esta demanda, procesos de colaboración entre socios de negocio, la construcción de una relación cercana con los proveedores de manera que permita “chequear su estado de salud” e identificar fallos que hagan posible que la empresa reaccione, entre otras estrategias.

La recomendación final para las empresas es que hagan lo posible por tratar de identificar tempranamente cómo cambiará el mercado después de esta crisis, y hagan lo necesario para mantenerse atractivo para los clientes y consumidores. ¿Cómo? Ofreciendo nuevos productos, más pequeños, más baratos y más innovadores.

La implementación de este tipo de estrategias logísticas no solamente son buenas opciones para ser efectuadas en tiempos de recesión, sino que incluso pueden blindar a las empresas contra futuras crisis, que con seguridad, vendrán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s