El Ferrocarril de Mercancías como pilar de una economía eficiente en España

El Grupo de Transportes de PwC ha elaborado el informe “Tomando la Vía hacia un Transporte de Mercancías Inteligente“, partiendo del objetivo del Gobierno de incrementar el peso del transporte de mercancías por tren en España, del 2,8% actual hasta unos niveles de entre el 8% y el 10% del total en 2020.

Triplicar la cuota de mercado del transporte de mercancías por ferrocarril en España podría ahorrar entre 233 y 323 millones de euros al año sólo en costes externos -ruido, contaminación, accidentalidad, entre otros-. Si sumáramos, además, los ahorros derivados de un menor consumo de energía primaria esta cantidad sería sensiblemente mayor.

Nos ahorraría el equivalente al consumo energético anual de más de 460.000 hogares (484,6 ktep/año); evitaría al sector incurrir en costes externos por valor de más de 233 millones de euros al año; reduciría las emisiones de CO2 en una proporción equivalentes a 1,1 millones de hogares al año (1,3 millones de toneladas); y evitaría que emitiéramos a la atmósfera cantidades de partículas similares a las de 360.00 coches al año (262 Tm PM/año). En 2010, el ferrocarril por mercancías movió en España 7.400 millones de toneladas-kilómetro. Si queremos cumplir con los objetivos del Plan Impulso, los operadores del sector deberían ser capaces de aumentar su producción entre 23.400 y 32.400 millones de toneladas-kilómetro en el horizonte del año 2020. En términos de tráfico, estaríamos hablando de pasar de una circulación de 300 trenes diarios a entre 1.448 y 1.960 trenes por día.

El crecimiento del ferrocarril en esta actividad no se puede plantear de forma aislada. El ferrocarril debe ser el eje de un modelo de operación logística que combine cada medio de transporte según convenga para adaptarse a las necesidades del cliente. El ferrocarril, como modelo de negocio, es limitado en sus posibilidades de oferta de servicios logísticos flexibles y de la calidad requerida. Necesita, por tanto, de modelos de colaboración con otros modos, especialmente con la carretera.

El desarrollo de modelos colaborativos en el transporte de mercancías requiere de la implantación de cinco medidas:

  1. Lograr que el ferrocarril sea eje del transporte intermodal. Para ello es necesario dotar a la infraestructura ferroviaria española de accesos mejorados a puertos y fronteras y promover instalaciones que faciliten la integración con el transporte por carretera, único que posibilita las operaciones logísticas puerta a puerta. Dotación que requiere inversión selectiva en las infraestructuras críticas, lejos de una necesidad de cobertura de servicio universal.
  2. Contar con centros de cambio modal eficientes, introduciendo mejoras en sus operaciones con el fin de reducir los costes de utilización. Estos centros deberán adecuar su funcionamiento para proporcionar los niveles de servicio que requiere la demanda en términos de horarios, duración y fiabilidad. Asimismo, en el caso de la red ferroviaria española, cabría plantearse la necesidad de racionalizar el número y la ubicación de las diferentes plataformas intermodales, concentrando la inversión en un número reducido de centros nodales.
  3. Incrementar la productividad del transporte de mercancías por ferrocarril, empleando la capacidad liberada en la red convencional y aumentando velocidades medias de conducción, la longitud y ocupación de los trenes y la productividad del personal de conducción. Estos cambios permitirán reducir el coste del transporte, único factor diferencial del modo ferroviario desde el punto de vista económico.
  4. Evolucionar hacia una escala europea mediante el impulso de sistemas comunes de gestión de la circulación y potenciando la red ferroviaria transeuropea, facilitando asi el tráfico a través de los corredores transfronterizos.
  5. Reducir las barreras a la competencia en el sector para permitir la participación de nuevos operadores y lograr una oferta más competitiva. La apertura del mercado para nuevos operadores afecta a operadores ferroviarios y de infraestructura y, especialmente, a operadores de transporte por carretera cuya eficiencia afecta de forma decisiva a la competitividad del modo combinado con el ferrocarril.

El desarrollo de las medidas mencionadas contribuirá a incrementar la presencia del ferrocarril en el transporte de mercancías y, por lo tanto, a un mayor aprovechamiento de sus fortalezas en eficiencia energética, costes externos y emisiones, pudiendo contribuir en mayor medida al desarrollo de una economía eficiente y baja en carbono.

De manera sintetizada, se plantean a continuación los 22 pasos a dar por los distintos actores involucrados en el transporte de mercancías para conseguir el objetivo. Estas acciones facilitarán desarrollar un nuevo escenario del transporte de mercancías, que contribuirá a alcanzar un modelo económico más eficiente y bajo en carbono.

 

 

 

 

 

2 comentarios en “El Ferrocarril de Mercancías como pilar de una economía eficiente en España

  1. Pingback: CIERRA EL AEROPUERTO DE CIUDAD REAL POR ANTIECOLÓGICO E ILÓGICO

  2. Puede dar buenos resultados el transporte ferroviario? el personal está preparado?

    Aunque tengo mis dudas de que sea una alternativa, me encantaría que funcionara y que cada vez más se utilizara este medio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s